lunes, 11 de mayo de 2020

Conoce el despacho de Ramón Gómez de la Serna, ubicado en el MAC de Conde Duque



La Biblioteca Digital memoriademadrid permite recorrer las colecciones que alberga la Red de Museos Municipales en un ciclo de visitas virtuales por este patrimonio de todos los madrileños. Una alternativa cultural más que te ofrece el Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid para aliviar el confinamiento.


Visitando mi colección es un ciclo que quiere acercar al público la riqueza de las colecciones municipales y su interés histórico y artístico para que podamos valorar nuestro patrimonio en todos sus matices. Los conservadores de los museos municipales madrileños te acompañarán con su narración en la visita para que puedas acercarte a algunos de los elementos más singulares de los diferentes espacios y colecciones municipales. Colecciones que nos pertenecen y de las que ahora podremos disfrutar de otra forma.

La diversidad que alberga la Red de Museos Municipales te va a permitir viajar sin salir de casa desde la Hispania Romana hasta las vanguardias artísticas del siglo XX, mientras llega el día en que puedas pisar sus salas de nuevo.

Primera parada, el despacho de Ramón Gómez de la Serna


El ciclo se inicia con una charla sobre el despacho de Ramón Gómez de la Serna, (Madrid, 1888 – Buenos Aires, 1963), figura central de las vanguardias artísticas del Madrid del primer tercio del siglo XX. El despacho es en realidad un museo dentro del museo, una de las piezas más interesantes y singulares de la colección del Museo de Arte Contemporáneo, que en sus espacios nos habla, sin su presencia, del personaje y del ambiente intelectual y creativo que vivió. Roberto García Nieto, responsable de colecciones del Museo de Arte Contemporáneo, será tu guía en este apasionante primer viaje.

La recreación del despacho se realizó a partir de los objetos originales procedentes de su domicilio en Buenos Aires, ciudad en la que murió en 1963. El despacho se compone de objetos adquiridos preferentemente en el Rastro madrileño, pero también en otras ciudades europeas que visitó, e imágenes recortadas de libros y revistas que fueron cubriendo y tapizando paredes y mobiliario.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Artículos relacionados: