sábado, 11 de mayo de 2019

Un antiguo tren tipo Legazpi L5 de 1955 se incorpora a la exposición de Chamartín



La exposición de trenes clásicos de la estación de Metro de Chamartín cuenta con un nuevo tren restaurado, un convoy integrado por dos coches del tipo Legazpi L5, puestos en circulación por la compañía en 1955. La exposición de Chamartín es una de las actividades con las que el suburbano madrileño está celebrando su Centenario.

El modelo Legazpi L5, diseñado y fabricado por Metro de Madrid en las cocheras de Cuatro Caminos, estaba totalmente forrado de chapa, con lo que no se apreciaban las vigas estructurales y su exterior era más estético que modelos anteriores. Por otro lado, mejoró la suspensión, la seguridad del freno neumático y la ventilación del interior del tren, además de introducir un nuevo tipo de bogie.


Otra de las novedades que este modelo de tren supuso para la compañía fue que introdujo la construcción de unidades coche motor - coche motor (M-M), reforzando la capacidad de tracción en los trenes para su circulación en las líneas 2 y 3, donde había mayores rampas. De esta manera, se consiguió mejorar los tiempos de recorrido.

La exposición también cuenta con dos coches del modelo ‘Salamanca’, que comenzaron a funcionar en 1943. Su estilo es mucho más austero y sobrio que los anteriores, no solo debido al periodo de posguerra en el que fueron construidos, donde existía escasez de repuestos, sino a la experiencia de esos años, donde se vio que en la práctica eran mejores los materiales más funcionales y duros que los utilizados hasta la fecha. Otro de los coches restaurados que se puede visitar es de tipo Ventas, un modelo que empezó a circular en 1924, con motivo de la inauguración del primer tramo de la línea 2 entre las estaciones de Sol y Ventas.



Además, hay un coche de tipo Quevedo que data de 1927. Este modelo fue adquirido debido a la ampliación de la línea 2 entre las estaciones de Sol y Quevedo y presenta unas características muy similares al anterior. La gran novedad era que integraba paneles para publicidad en el recinto de viajeros. En los próximos meses llegarán a la exposición otros dos coches más que se encuentran actualmente en proceso de restauración. Estos coches son del tipo 1000 1ª serie y comenzaron a rodar en 1965.

Además de los trenes, principales protagonistas de la exposición, también se pueden contemplar cerca de 100 elementos propios del suburbano, que han ido cambiando con el tiempo y se han quedado como piezas históricas en la trayectoria de Metro de Madrid.

Año de celebraciones


La exposición de trenes clásicos es solo una de las muchas actividades que está realizando Metro de Madrid con motivo de su Centenario. A esta acción se han ido sumando otras, como la ‘Línea Centenario’ en las estaciones del recorrido original Cuatro Caminos-Sol (en la línea 1), que ofrece un viaje por la historia de Metro a través de fotos de grandes dimensiones instaladas en vestíbulos, andenes y pasillos.

También se pusieron en marcha una exposición en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, compuesta por una serie de fotografías sobre el presente y futuro del suburbano, abierta hasta el pasado 31 de enero, y la muestra ‘Retratos Suburbanos’, con la que conocidas personalidades del mundo de la cultura, la comunicación y el deporte rinden su particular homenaje a Metro.

El pasado mes de febrero se celebró la carrera por el Centenario de Metro y entre las últimas iniciativas que se han puesto en marcha se encuentra un ciclo de música en directo llamado ‘Metro Vibra’, una serie de conciertos que se están celebrando una vez al mes, hasta agosto, en siete estaciones diferentes de la red.



No hay comentarios :

Publicar un comentario

Artículos relacionados: