lunes, 1 de febrero de 2016

Fiesta de La Vaquilla en Colmenar Viejo, martes 2 de febrero 2016

Fiesta de La Vaquilla
Los vecinos de Colmenar Viejo volverán a celebrar y disfrutar el próximo martes 2 de febrero de la Fiesta de La Vaquilla de la localidad, una de las tradiciones más arraigadas del municipio con la que se rememora la tarea ganadera del traslado de reses y que cada año llena las calles colmenareñas de colorido y del sonido del chasqueo de hondas.

“La Fiesta de La Vaquilla es una de las tradiciones más queridas por los vecinos y eso se nota en que cada año se involucran mucho en ella. Es admirable el esfuerzo e ilusión de las familias que participan en la fiesta para mantenerla viva y de ahí nuestro agradecimiento a todas ellas”, resalta la Concejala de Festejos colmenareña, Remedios Hernán.

Como siempre, la salida de las vaquillas de sus lugares de partida será a las 16:00 h (a esa hora también comenzará a repartirse en la Plaza del Pueblo caldo caliente con el fin de hacer más llevaderas las bajas temperaturas que habitualmente se registran ese día), estando previsto el comienzo de baile de cada una de ellas en la Plaza del Pueblo a las 17:00 h. En torno a las 18:30 h el mayoral de Arrimadita, una vaquilla que en 2016 cumple 25 años participando en esta tradición, leerá el Pregón de la fiesta y a continuación se entregarán los Trofeos a las 22 vaquillas participantes este año (un grabado del artista colmenareño David Llorente y una dotación en metálico de 185 € a cada una de ellas).

Fiesta de La Vaquilla

Fiesta de La Vaquilla


Los orígenes de esta fiesta, declarada de Interés Turístico desde 1986, son remotos ya que parecen remontarse a la antigüedad romana o incluso, tal vez, a la prehistoria. Según comenta Julio Caro Baroja en su libro sobre el Carnaval, los jóvenes romanos, disfrazados con pieles de animales y cuernos, corrían detrás de las mujeres simbolizando un intento de reanimar la fertilidad tras el invierno.

En Colmenar Viejo, a pesar de no tener constancia escrita, todo hace suponer que la celebración de La Vaquilla existe ya desde la andadura estable de esta villa, a mediados del siglo XIII.

Aunque la Fiesta de La Vaquilla es cada 2 de febrero, aproximadamente dos semanas antes de su celebración, los mozos que participan en ella se reúnen para hacer los preparativos. Tradicionalmente, las madres de los vaquilleros se reúnen para vestir la vaquilla: un armazón de madera con varias costillas, palos forrados en los que se cuelgan pañuelos, y en cuya parte frontal se colocan dos cuernos, en algunos casos, embolados con naranjas y rosquillas. Todo este armazón se adorna con hermosos mantones de Manila, pañuelos de seda y flores de papel o naturales; y el frente de la vaquilla se engalana con broches, pendientes y colgantes.

Cada vaquilla sale de una vivienda o local y está formada por mayoral, vaquilleros y taleguero. Cada una de ellas realiza un recorrido por diferentes calles de la localidad hasta llegar a la Plaza del Pueblo, donde, de una en una, van exhibiendo su belleza y colorido con un particular baile que simula embestidas a los vaquilleros.

Tras la exhibición, cada vaquilla vuelve a su lugar de salida y allí se simula su muerte con tres tiros de escopeta al aire y se bebe la sangre del animal muerto: una limonada que podrán degustar todos los asistentes al acto.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Artículos relacionados: